lunes, 27 de julio de 2009

Hoy Ceci está enfadada

Soy Ceci, normalmente no me enfado por casi nada; pero hoy estoy enfadada porque me he puesto a pensar








No es que no sepa pensar, es que en general la gente tenemos poco tiempo para hacerlo. Sólo los jubilados, los locos, los parados, los que no van de vacaciones como yo, y cada vez menos, los niños, nos “encantamos” de vez en cuando.
(esta expresión catalana expresa a la perfección lo que les pasa a los niños que se quedan pensativos y ya no oyen, no ven, están para adentro, en una profunda reflexión)
Bueno, pues yo estaba encantada, reflexionando sobre la pregunta: ¿quién pagará la crisis? …Y cuando he pensado en la respuesta me he encendido: porque ¿por qué demonios tenemos que pagarla los de siempre? Y sigo pensando… Esto pasa, porque, como dice el refrán, el que no llora no mama…y ahora pienso que es un refrán muy feo, no deberíamos dejar llorar de hambre a las criaturas, ¿no creéis?
Pues nosotros, los paganos de siempre, no es tengamos que ponernos a llorar, es que tendríamos que estar berreando de la rabia. En la calle, por las plazas, en los mercados, tendríamos que gritar que no, no tenemos porqué pagar los platos rotos de los de siempre.
Los que cada día nos aprietan las clavijas unas vueltitas más, como si fuéramos máquinas.
Los que nos dan siempre gato por liebre, con el consumo, el crecimiento infinito, las hipotecas, el plan de jubilación o el euribor, (cuentos, paparruchas, mentiras de las gordas).
Los mismos que meten sus ahorrillos en paraísos fiscales , mezclados con los dineros de las mafias (pero, ¿ es que no sabéis que el dinero sucio se puede lavar y sacarlo mediante empresas ad oc blanquito y limpito como la ropa lavada con barbariel?)
Los que defienden sus intereses, por encima de la vida la gente, de su libertad y de sus esperanzas. Y lo mismo vale para los políticos que les hacen el juego, a cambio de unas migajas de poder.
Estos son los que la han armado buena, y el único, o casi, que ha pagado con 250 años de cárcel ha sido Maddoff…. Y porque ¡les ha robado a ellos!... Si nos hubiese estafado a nosotros, estaría en su mismo club social, frotándose las manos como todos los demás. Porque ellos son los linces de los negocios, son los que empaquetan las subprimes les echan unas acciones de esto, un pellizquín de lo otro un puñado de no se sabe qué ingrediente secreto (que ni ellos saben lo que es), y las venden debidamente troceadas como producto extraordinario. Pero a ellos no les roba ni el Maddoff. Y si hay crisis, bueno pues, nuestros gobiernos a soltar la mosca, nuestra mosca, la pastuqui de nuestros impuestos, (sus impuestos no, que están donde os dije antes, en los paraísos fiscales.)
Lo que tenemos que hacer es no quedarnos mirando.
¿no os dais cuenta? Cada día somos más, ellos cada día son menos (el poder se va concentrando cada vez más: el 20% de la población mundial maneja el 80% de los recursos ESCÁNDALO, ES UN ESCÁNDALOOOO como diría Raphael) y si todos pensamos básicamente lo mismo, ¿porqué no nos juntamos a decirlo? A gritarlo
Hemos de gritar que no podemos ni queremos pagar sus tramposas hipotecas y que por eso no somos delincuentes.
Que no queremos vivir más en esa rueda loca de prestamos sin fin (las hipotecas se pueden dejar a los hijos … ¿nos hemos vuelto locos o qué?)
No queremos unas leyes que sólo favorecen a las multimegatransnacionales, a los bancos queremos que se cierren los paraísos fiscales y que el dinero sirva para sacar de la miseria y el hambre a tantos pueblos esquilmados por el sacrosanto progreso
Hemos de gritar que es mentira lo del crecimiento infinito. No se puede crecer indefinidamente al menos en lo que se refiere a la “cosa material” en un mundo de recursos limitados. Elemental.
Podemos, eso si, dedicarnos a crecer mentalmente, y en “la cosa de los afectos” en crear lazos entre nosotros, en crear canciones, historias y acuarelas, por ejemplo.(mejor en papel reciclado) en crear comunidades mucho más cohesionadas , más autosuficientes. Podemos abastecernos localmente, y con lo que nos sobre ayudar o intercambiar con otras comunidades.
Queremos tierras para cultivar, queremos poner los precios de los productos que cultivamos.
No queremos semillas patentadas ni transgénicas
No queremos que nos idioticen más con fantasías y mentiras se podría hacer de la tele una caja lista que sirva de verdad para enterarse de todo
No queremos que todo, incluida el agua, sirva para ser negocio.
No queremos ser más “homo consumens” sino “homo ludens” y gozar de lo realmente bueno de la vida.
A estas alturas del progreso creo que esto que digo se nos ha olvidado un poco.
Si reflexionamos un ratito sobre lo que nos hace gozar de verdad (a parte, es verdad, de un buen polvo, chicos, que ya os conozco) encontraréis que son cosas que tienen poco que ver con ir de tiendas . (y no digo que ir de compras no dé placer, el problema es cuando solo encuentras placer en eso, yo conozco muchos casos )
Os puedo dar algún ejemplo de cosas que a mi me dan placer infinito: la compañía de mis amigas, las risas, el compartir con ellas mis penas y mis alegrías, la compañía de los niños, el juego, hacer cosas con las manos, pintar, regar el huerto, regar los tiestos, cantar, una cena en la terraza de un colega, el saber que formo parte de una red, de una comunidad, el saber que no estoy sola.
También gozo al tener tiempo para pensar, parir ideas, darles forma, como ahora.
Recordar me da placer: me alucina el color de los arrozales a la puesta del sol (con un verde fosforescente tan intenso que parece mentira) caballos en un gran prado de flores, un saxo tranquilo, inspirado, el azul del mar en Formentera, el río esmeralda lleno de carpas enormes, que pasa bajo el puente de Besalú …. ay …no sigo, vosotros podéis evocar vuestros recuerdos, un ratito …por placer… mmmmm…

Pero bueno, ¡si yo estaba enfadada! ¡si estábamos gritando que no queríamos ser esclavos del consumo!… a veces consumimos porque no valoramos las alternativas .
Y lo que os decía:
No tenemos que quedarnos mirando.
Nuestra actitud ante lo que viene es de importancia capital. Juntémonos, gritemos, que se nos oiga.
Estamos rabiosos, hartitos ya.
Exploremos alternativas.
Júntate con la gente que piensa y hace cosas diferentes
Júntate con gente como tu, no te quedes solo.
Es necesario.
Juntémonos los que queremos un mundo, un planeta, que no esté destruido, para que sea posible que las generaciones futuras puedan vivir en él, y puedan hacerlo a gusto. Los que queremos una sociedad más justa, más libre, más fraternal.
Esto no es pedir poco, pero es lo razonable. De sentido común.
Y es posible si todos lo reclamamos y lo vamos haciendo cada día un poco más realidad.

2 comentarios:

  1. Muy bien Ceci, estoy de acuerdo practicamente en todo
    Leo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Leo ,por leér ni articulo ,eres un sol
    Ceci

    ResponderEliminar